Domingo, 07 de Diciembre del 2003

EDUCACIÓN EN VALORES: La humildad

27/11/2001
Por El por qué de las Cosas

Un niño que personifique la humildad hará el esfuerzo de escuchar y de aceptar a los demás. Cuanto más acepte a los demás, más se le tendrá en gran estima y más se la escuchará. Una palabra dicha con humildad tiene el significado de mil palabras. La humildad se encuentra en un vasto océano de aguas tranquilas. Al principio, adentrarse en el océano es como viajar a una zona desconocida de inmensa oscuridad. Pero, así como explorar puede llevar a descubrir tesoros enterrados, en la búsqueda del mundo interior se pueden encontrar joyas enterradas en las profundidades de uno mismo. Y la joya que está enterrada en lo más profundo, la que más brilla y más luz da es la humildad. Sus rayos penetran en los momentos más oscuros. Elimina el miedo, la inseguridad y abre a las verdades universales. Humildad es aceptar los principios naturales que no se pueden controlar. Todo lo que tenemos, desde el cuerpo con el que hemos nacido hasta las posesiones más preciadas, se heredan. Por lo tanto, se vuelve una obligación moral el utilizar estos recursos de forma valiosa y benevolente. La humildad elimina la posesividad y el egoísmo que crean límites físicos, intelectuales y emocionales. Estas limitaciones destruyen la autoestima y levantan muros de arrogancia y de orgullo que distancian a las personas. La humildad actúa suavemente, permitiendo el acercamiento. Todo el mundo se "reverencia" ante una persona que posee la virtud de la humildad, por tanto, el signo de la grandeza es la humildad.

LO QUIERO SABER...: El relojero y joyero

27/11/2001
Por El por qué de las Cosas

El espacio de tiempo en que la Tierra gira una vez alrededor de sí misma es el día, y el tiempo que tarda en dar la vuelta alrededor del Sol es un año. El reloj de sol (2), cuyas manillas arrojan una sombra que avanza al pasar el Sol, es un medidor de tiempo primitivo, lo mismo que el reloj de arena, previamente medida, al pasar de un recipiente a otro. También se ha medido el tiempo con velas ardiendo, con lámparas que consumen aceite o con agua que fluye, pero estos procedimientos han proporcionado siempre determinaciones del tiempo rudimentarias e inexactas. Solamente el reloj de manillas y con ruedas de engranaje ha conseguido dar la hora exacta. El reloj de péndulo (22) es conocido desde hace casi 700 años. Un peso que desciende lentamente, pone en movimiento el aparato de relojería, y el péndulo, que oscila tanto más lentamente cuanto más largo es, procura un funcionamiento uniforme del reloj. El mecanismo de percusión tiene su propio peso elevador. Una rueda se encarga de levantar unos pequeños martillos que golpean al caer una campana o unas barras sonoras. Cuando los europeos se lanzaron al océano en sus descubrimientos, tuvieron necesidad de determinar su posición en el océano con brújula y reloj; pero un reloj de péndulo no podía ser útil sobre un barco que se balancea. A este respecto, el reloj de bolsillo (3), inventado hacia el año 1510, supuso un progreso decisivo. El movimiento que trasmitimos a través del piñón de ataque a la rueda dentada (8), pasa al muelle real o "cuerda" alojado en el barrilete (9). Es un muelle espiral, que se arrolla sobre sí mismo al dar cuerda, se va destensando poco a poco y, a través de la rueda base (10), pone en movimiento la rueda minutera (6) (a la que va fija al minutero) y también la rueda segundera (11). Para que el movimiento de las ruedas se realice de manera uniforme, está la rueda de escape (7) gobernada por el escape del áncora que está situada sobre "el volante" (4), que es una rueda con muelle espiral. El volante vuelve atrás, el áncora deja libre la rueda de escape, oscilando entonces el volante en la otra dirección y el otro escape del áncora engrana en la rueda de escape, proceso que se repite con un movimiento rápido. El volante que oscila de un lado para otro es lo que verdaderamente mide el tiempo en el reloj. El golpe del áncora en los dientes de la rueda de escape, produce el tic-tac típico. El relojero (45) ha de reparar relojes grandes y pequeños (23-24). En nuestra figura analiza el aparato de relojería de un despertador (40), cerca del que se encuentra el tornillo de dar cuerda (42). Los repuestos para distintas clases de relojes están ordenados limpiamente en cajitas (44); pero a veces ha de ser reparada una manilla sobre el yunque (36) o alguna otra pieza afilada en el torno (28). Para unir piezas entre sí, el relojero precisa de clavijas o punzones (33) y una remachadora (37). Las pinzas (41) sirven para sujetar objetos muy pequeños; la sierra (39) y el destornillador (38) son asimismo herramientas indispensables. Los relojes muy sensibles y que marchan con gran exactitud -"relojes de precisión"- se manejan debajo de una campana de cristal (43) que les protege del polvo. Naturalmente, el relojero necesita buena luz (27) para realizar su trabajo, para el que a veces se sirve de una lupa. También el joyero (26) tiene algo que ver con los relojes, pero no con su mecanismo, sino con el adorno de la caja o de la pulsera. Las materias de las que fabrica sus joyas y sus bellos objetos son metales, como el oro, la plata, el brillante platino, el níquel, el acero, así como piedras preciosas y perlas. El oro se trabaja generalmente en unión de otros metales. El contenido fino de oro se mide en quilates. La balanza para pesar oro (29) es un instrumento de medida de alta precisión. Para fundir monedas (31) y para fabricar uniones entre metales, el platero utiliza un horno de fusión (25). Con la esfera de grabar (35), graba los dibujos o las letras en el metal. Los agujeros los realiza con la máquina taladradora que pende de un soporte (32). Necesita el soplete soldador (34), para soldar los eslabones. Los punzones, que son pequeñas clavijas de acero, los toma de una caja y golpeándolos por la parte posterior con el martillo (30), hace dibujos en el metal, que después sobresalen en la parte superior. Las piedras preciosas y las perlas (17), se convierten en valiosas joyas, y se sujetan con "engastes" de metal noble. El brillante (12), es una piedra que se obtiene en las minas de carbón; se talla en formas tan diferentes que brilla a la luz en todos los colores del arco iris. Piedras transparentes son el zafiro (13), el rubí (14) y la amatista (18), que muestra nuestra figura en la forma como aparece en la naturaleza. Las piedras preciosas de colores no brillan, sino que producen su efecto mediante una luz suave. El lapislázuli (15) y la turquesa (16) son piedras opacas, así como el ágata (19) y la malaquita (20), que son talladas y pulidas para formar bellos dibujos.

La educación en la integración andina

27/11/2001
Por El por qué de las Cosas

El Convenio Andrés Bello es un organismo internacional intergubernamental cuya finalidad es la integración educativa, científica, tecnológica y cultural. De la organización del Convenio Andrés Bello hacen parte Bolivia, Colombia, Cuba, Chile, Ecuador, España, Panamá, Perú y Venezuela, cuyos representantes máximos son los ministros de Educación. El Convenio está abierto a la incorporación de los países que así lo soliciten, para lo cual la Secretaría Ejecutiva tendrá en cuenta que el ámbito prioritario de proyección de la Organización Convenio Andrés Bello es el de los países con tradiciones iberoamericanas históricas y culturales comunes. En los Textos Fundamentales del Convenio Andrés Bello reposa la información más amplia sobre el reglamento del proceso de adhesión de nuevos Estados. Antecedentes El Convenio Andrés Bello surgió en el marco de la Carta de la Organización de los Estados Americanos. Durante la VI Reunión del Consejo Interamericano Cultural, los ministros de Educación de Bolivia, Chile, Colombia, y Venezuela y los jefes de las delegaciones de Ecuador y Perú discutieron la conveniencia de aunar los esfuerzos de sus países para dar mayor fluidez y celeridad a obras comunes en educación, ciencia, tecnología y cultura en general. La "Declaración de Puerto España" de 1969, en la cual se expresó la voluntad integracionista de los Países Andinos en estas áreas, constituyó el germen del Convenio Andrés Bello. Visión El Convenio Andrés Bello debe ser la organización líder de la integración educativa, científico ﷓ tecnológica y cultural de sus países miembros, para lo cual debe consolidar una imagen de alta credibilidad ante la comunidad internacional y optimizar su capacidad organizacional para atender a plenitud las expectativas y necesidades de las naciones suscriptoras. Valores Pertenencia: sentido del cuerpo y cultura institucional en un clima coherente con la misión. Pertinencia: eficacia institucional en la ejecución de tareas y acciones concretas en busca del desarrollo integral de los países. Equidad: atención equilibrada y justa a cada país, en función del beneficio de todos. Calidad: mejoramiento continuo. Participación: las tareas y acciones requieren la participación concertada de esfuerzos. Objetivos * Estimular el conocimiento recíproco y la fraternidad entre los países miembros. * Contribuir al logro de un adecuado equilibrio en el proceso de desarrollo educativo, científico, tecnológico y cultural. * Realizar esfuerzos conjuntos en favor de la educación, la ciencia, la tecnología y la cultura que permita el desarrollo integral de sus naciones. * Aplicar la ciencia y la tecnología a la elevación del nivel de vida de sus pueblos.

 

Temperatura
Max. 19,0 °C
Min. 6,5 °C

Humedad:
Max. 75,0 %
Min. 41,3 %
Bancario
compra:S/. 3,52
venta:  S/. 3,55
Informal
compra:S/. 3,525
venta:  S/. 3,53