Los rezagados económicos de Europa se han convertido en sus líderes

Algo extraordinario le está sucediendo a la economía europea: las naciones del sur que casi rompieron el bloque del euro durante la crisis financiera de 2012 están creciendo más rápido que Alemania y otros países grandes que durante mucho tiempo han sido motores de crecimiento en la región.

Esta dinámica está fortaleciendo la salud económica de la región y evitando que la eurozona caiga demasiado lejos. En un cambio de suerte, los rezagados se convirtieron en líderes. Grecia, España y Portugal crecieron en 2023 a un ritmo de más del doble del promedio de la eurozona. Italia no fue diferente.

Hace poco más de una década, el sur de Europa estaba en el centro de una crisis de deuda de la eurozona que amenazaba con dividir el bloque de países que utilizaban el euro. Fueron necesarios años para recuperarse de profundas recesiones nacionales y de rescates internacionales multimillonarios con duros programas de austeridad. Desde entonces, los mismos países han trabajado para restaurar sus finanzas, atrayendo inversores, reactivando el crecimiento y las exportaciones y revirtiendo niveles récord de desempleo.

Ahora Alemania, la economía más grande de Europa, está arrastrando hacia abajo la suerte de la región. Ha luchado por salir de la crisis provocada por el aumento de los precios de la energía tras la invasión rusa de Ucrania.

Eso quedó claro el martes, cuando nuevos datos mostraron que la producción económica del bloque del euro creció un 0,3% en el primer trimestre de este año en comparación con el trimestre anterior, según la agencia de estadísticas de la Unión Europea, Eurostat. La economía de la eurozona se contrajo un 0,1% tanto en el tercer como en el cuarto trimestre del año pasado, una recesión técnica.

Alemania, que representa una cuarta parte de la economía del bloque, apenas evitó la recesión en el primer trimestre de 2024, registrando un crecimiento del 0,2%. España y Portugal crecieron más de tres veces este ritmo, lo que demuestra que la economía europea sigue creciendo a dos velocidades.

Después de años de rescates internacionales y duros programas de austeridad, los países del sur de Europa han realizado cambios cruciales que han atraído a inversores, reactivado el crecimiento y las exportaciones y revertido niveles récord de desempleo.

Los gobiernos han reducido la burocracia y los impuestos corporativos para estimular las empresas y han promovido cambios en sus alguna vez rígidos mercados laborales, facilitando a los empleadores la contratación y despido de trabajadores y reduciendo el uso generalizado de contratos temporales. Han tomado medidas para reducir las crecientes deudas y déficits, atrayendo a los fondos internacionales de pensiones y de inversión a comenzar a comprar su deuda soberana nuevamente.

“Estos países han reaccionado muy bien tras la crisis europea y son estructuralmente más fuertes y más dinámicos que antes”, dijo Holger Schmieding, economista jefe del Berenberg Bank en Londres.

Los países del sur también han redoblado su economía de servicios, en particular el turismo, que ha generado ingresos récord desde el fin de las restricciones por el coronavirus. Y se beneficiaron de parte del paquete de estímulo de 800 mil millones de euros implementado por la Unión Europea para ayudar a las economías a recuperarse de la pandemia.

La economía de Grecia creció aproximadamente el doble del promedio de la eurozona el año pasado, respaldada por crecientes inversiones de compañías multinacionales como Microsoft y Pfizer, un turismo récord e inversiones en energía renovable.

En Portugal, donde el crecimiento fue impulsado por la construcción y el sector hotelero, la economía creció un 1,4% en el primer trimestre en comparación con el mismo trimestre del año pasado. La tasa de la economía española durante el mismo período fue aún más fuerte, del 2,4%.

En Italia, el gobierno conservador ha limitado el gasto y el país está exportando más tecnología y productos automotrices, al tiempo que atrae nueva inversión extranjera en el sector industrial. La economía ha igualado más o menos la tasa de crecimiento general de la eurozona, una marcada mejora para un país considerado durante mucho tiempo un lastre económico.

“Están corrigiendo sus excesos y se han apretado el cinturón”, dijo Schmieding sobre las economías del sur de Europa. “Se formaron después de vivir más allá de sus posibilidades antes de la crisis y, como resultado, son más delgados, más en forma y más malos”.

Durante décadas, Alemania creció de manera constante, pero en lugar de invertir en educación, digitalización e infraestructura pública durante esos años de auge, los alemanes se volvieron complacientes y peligrosamente dependientes de la energía rusa y de las exportaciones a China.

El resultado fueron dos años de crecimiento cercano a cero, que colocaron al país en el último lugar entre los países del Grupo de los 7 y entre los países de la eurozona. Si se mide anualmente, la economía del país se contrajo un 0,2% en el primer trimestre de 2024.

Alemania representa una cuarta parte de la economía general de Europa, y el gobierno alemán predijo la semana pasada que la economía se expandiría sólo un 0,3% durante el año.

Los economistas señalan problemas estructurales, incluido el envejecimiento de la fuerza laboral, los altos precios e impuestos de la energía, así como una burocracia excesiva, que deben abordarse antes de que puedan ocurrir cambios significativos.

“Básicamente, Alemania no hizo sus deberes cuando le iba bien”, dijo Jasmin Gröschl, economista senior de Allianz, con sede en Munich. “Y ahora sentimos el dolor”.

Además, Alemania construyó su economía sobre un modelo orientado a las exportaciones que dependía del comercio internacional y de cadenas de suministro globales que se vieron perturbadas por conflictos geopolíticos y crecientes tensiones entre China y Estados Unidos, sus dos principales socios comerciales.

En Francia, la segunda economía más grande de la eurozona, el gobierno recientemente redujo sus pronósticos. Su economía creció en el primer trimestre un 1,1% respecto al mismo periodo del año pasado.

Las finanzas francesas están empeorando: el déficit ha alcanzado un nivel récord del 5,5% del producto interior bruto y la deuda ha alcanzado el 110% de la economía. El gobierno anunció recientemente que necesitará ahorrar alrededor de 20 mil millones de euros este año y el próximo.

Los Países Bajos salieron recientemente de una leve recesión que azotó el año pasado, cuando la economía se contrajo un 1,1%. El mercado inmobiliario holandés se ha visto especialmente afectado por la política monetaria más estricta en Europa.

Juntas, las economías alemana, francesa y holandesa representan alrededor del 45% del producto interno bruto de la eurozona. Mientras se prolonguen, el crecimiento general será limitado.

Sí, al menos por ahora. Las altas tasas de interés han comenzado a desacelerar el crecimiento, pero el Banco Central Europeo, que fija las tasas para los 20 países que usan el euro, ha señalado que podría recortar las tasas en su próxima reunión de política a principios de junio.

La inflación en la zona del euro se mantuvo estable en el 2,4% en el año transcurrido hasta abril, informó Eurostat el martes, tras una agresiva campaña del banco para enfriar los precios galopantes durante el año pasado.

Esto debería ayudar al turismo, un importante motor de crecimiento en España, Grecia y Portugal. Estos países también se beneficiarán cada vez más de los esfuerzos por diversificar sus economías hacia nuevos destinos para la inversión internacional en manufactura y tecnología.

Grecia, Italia, España y Portugal –que en conjunto representan alrededor de una cuarta parte de la economía de la eurozona– también se han visto impulsados ​​por los fondos de recuperación de la UE, con miles de millones de euros en subvenciones y préstamos de bajo costo invertidos en digitalización económica y energías renovables.

Pero para garantizar que estos avances no sean fugaces, dicen los economistas, los países deben aprovechar el impulso y aumentar aún más la competitividad y la productividad. El desempleo, aunque ha disminuido drásticamente debido a la crisis, sigue siendo alto, mientras que los aumentos salariales para muchos empleos no han logrado seguir el ritmo de la inflación.

Los países del Sur también siguen soportando pesadas cargas de deuda que plantean dudas sobre la sostenibilidad de sus finanzas mejoradas. Alemania, por el contrario, tiene un límite autoimpuesto sobre cuánto puede financiar su economía mediante endeudamiento.

Estas inversiones “ayudarán a que sus economías estén más preparadas para el futuro”, dijo Bert Colijn, economista jefe de la eurozona del ING Bank. “¿Desafiarán a Alemania y Francia como potencias de Europa? Este es un paso demasiado lejos”.

Nelson Nelson contribuyó al reportaje.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *