Netanyahu apeló ante la Corte Penal Internacional por posibles sanciones contra los responsables de la guerra de Gaza | Internacional

El primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, no esperaba que el Tribunal Penal Internacional (TPIY), con sede en La Haya (Países Bajos), dictaminara posibles sanciones contra los responsables de la guerra de su país en Gaza. El líder conservador prefirió reaccionar antes de que esto sucediera. Creo que, de producirse, este paso habría sido un “precedente peligroso” que no debería haber cambiado su agenda negra. El representante considera “escandalosa” la denuncia presentada por este tribunal contra las autoridades políticas y militares del país. “No nos rendiremos ante vosotros”, aseguró en un duro comunicado al público esta semana en el perfil de la red social X (antes Twitter). “Según tengo entendido, Israel nunca aceptará ninguna intención del Tribunal Penal de La Haya de ayudar al defensor por motivos fundamentales”, añade.

Durante los últimos días, las protestas en Israel ante posibles órdenes de arresto por supuestas violaciones del derecho internacional contra funcionarios israelíes, incluido Netanyahu, han aumentado y se han hecho más evidentes en distintos sentidos. Los miembros del gabinete y los asesores legales han sido convocados a celebrar una reunión de emergencia el 16 de abril en la oficina del primer ministro para delinear el plan de defensa antes de un posible anuncio poco después de La Haya, informó el Canal 12 de la televisión israelí. Esta cita fue asistida por el propietario de Exteriores, Israel Katz; el de justicia, Yariv Levin, el de Asuntos Estratégicos, Ron Dermer, según ese mismo medio.

La preocupación por estas posibles sanciones fue compartida por Netanyahu en las recientes reuniones que mantuvo en su país con los ministros de Asuntos Exteriores del Reino Unido, David Cameron, y de Alemania, Annalena Baerbock, quienes se sumaron a esta vía. Israel no es miembro del TPIY y no reconoce su jurisdicción. Esta circunstancia hace que posibles detenciones sólo puedan producirse si el acusado viaja a alguno de los 124 países que forman parte de este tribunal. Palestina, por otro lado, es Estado miembro desde 2015. Este tribunal puede actuar contra individuos en casos de crímenes de guerra, crímenes contra la humanidad, genocidio o agresión.

El 20 de marzo, la organización Ley para Palestina, apoyada por una quincena de organizaciones humanitarias de distintos países árabes, envió un escrito a este tribunal penal en el que acusaba a las autoridades civiles y militares de Israel de “genocidio” contra los palestinos.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.

suscribir

El jefe fiscal del TPIY, Karim Khan, dijo en los primeros días de la guerra que comenzó el 7 de octubre que el tribunal tenía jurisdicción sobre los crímenes de guerra tanto de Hamás en Israel como de Israel en Gaza. Durante una conferencia de prensa en El Cairo a principios de noviembre, Khan insistió en que Israel tiene “una clara obligación moral y legal” de cumplir con el derecho internacional. El fiscal señaló que tendrá que demostrar que cualquier ataque que afecte a civiles inocentes o a bienes protegidos fue realizado dentro de la ley, en un mensaje extendido también a Hamás.

El TPIY ya emitió en el año 2023 una orden de detención contra el presidente ruso, Vladímir Putin, por su presunta responsabilidad en la deportación forzosa de menores cráneos de los territorios ocupados en Rusia. Putin fue el tercer presidente en ejercicio en recibir una orden de detención de este tribunal, entre ellos Omar al Bashir, de Sudán, y Muamar el Gadafi, de Libia.

Sudáfrica comenzó a tomar medidas contra Israel a finales de 2023 debido a un posible genocidio por parte de la Corte Internacional de Justicia (TIJ) de la ONU, que al igual que el TPIY, también tiene su sede en La Haya. Este procedimiento podría ayudar al asilo diplomático a boicotear o imponer sanciones contra Israel o contra empresas israelíes, por lo que las autoridades están ocupadas pensando en esa posibilidad y su posible respuesta, así informa el diario. Haaretz. Según los expertos sudafricanos que han dado impulso a la medicina, Gaza es “el primer genocidio de la historia en el que sus víctimas capturaron su propia destrucción directa con un intento desesperado y lo lograron hasta ahora, cuando el mundo hizo algo”.

Los hombres del ejército israelí, incluido el jefe del Cuerpo de Ejército, Herzi Halevi, fueron advertidos, siguiendo este mismo promedio, del “verdadero criminal” que el tribunal reclamará por la detención de operaciones militares en Gaza. Así sucedió, aunque el medicamento no tuvo ningún efecto sobre el terreno: las tropas israelíes siguieron la invasión del enclave palestino, donde ya habían afectado a más de 34.000 habitantes.

Sudáfrica instó a la TIJ a abrir un proceso contra Israel por presunta violación de la Convención para la Prevención y Sanción del Delito de Genocidio (1948). En este caso, tanto Sudáfrica como Israel eran miembros de la citada Convención. Sudáfrica espera demostrar que Israel ha tomado acciones para destruir a la población palestina que van más allá de la autodefensa, precisamente el tema que abordó Netanyahu en medio de la expulsión el 7 de octubre de hasta 1.200 personas a manos de Hamás.

Sigue toda la información internacional en FacebookXo en nuestro boletín semanal.

Regístrate para seguir leyendo

lee sin limites

_


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *