El Arsenal sale vivo de Anfield y retiene el liderato | Fútbol | Deportes

Salah y Zinchenko pugnan por el esférico en el duelo entre el Liverpool y el Arsenal.Jon Super (AP)

El Arsenal salió vivo de Anfield en el duelo por el liderato en la Premier. El equipo que dirige Mikel Arteta rescató un trabajadísimo empate (1-1) en un encuentro en el que nadie apretó el botón de pausa. Así está la competición en Inglaterra, inmersa en un frenesí en el que no se percibe un dominador claro y donde la cabeza de la tabla se constriñe tras una jornada en la que el Aston Villa dejó pasar de largo la opción de llegar al primer puesto, el Tottenham recorta distancias tras imponerse al Everton (2-1) y el Manchester City, en la liza intercontinental, aplazó un partido contra el Brentford que le podría dejar a cuatro puntos del Arsenal. Todo en la víspera del no parar de las fechas festivas, esas en la que pelota no se detiene en las Islas y en una jornada en la que se marcó un hito porque en el duelo entre Fulham y Burnley (0-2) por primera vez en la historia de la máxima categoría del fútbol inglés estuvo a los mandos una árbitra, Rebecca Walsh, que ya atesoraba experiencia en la Champions, Eurocopa o Mundial femenino.

1

Alisson, Konstantinos Tsimikas (Joe Gomez, min. 34), Virgil Van Dijk, Trent Alexander-Arnold, Ibrahima Konate, Dominik Szoboszlai, Wataru Endo, Curtis Jones (Ryan Gravenberch, min. 67), Gakpo (Darwin Núñez, min. 67), Luis Díaz (Harvey Elliot, min. 67) y Salah

1

David Raya, Zinchenko, Gabriel, William Saliba, Ben White, Kai Havertz, Odegaard, Declan Rice, Bukayo Saka, Martinelli (Trossard, min. 68) y Gabriel Jesus (Eddie Nketiah, min. 77)

Goles 0-1 min. 3: Gabriel. 1-1 min. 28: Salah.

Árbitro Chris Kavanagh

Tarjetas amarillas Bukayo Saka (min. 38), Declan Rice (min. 48), Kai Havertz (min. 49), Salah (min. 84), Eddie Nketiah (min. 86) y Ben White (min. 90)

Anfield fue una vez más el escaparate de una liga con un estilo sin igual. El fútbol en Inglaterra se ha transformado definitivamente hacia un ida y vuelta que convierte los partidos en un ejercicio trepidante y agónico. Así se lo planteó el Liverpool al Arsenal, que no le hizo ascos al envite. Al equipo de Arteta le gusta correr, pero es Klopp quien sublima ese método. Así edifica lo que ha dado en llamar Liverpool 2.0, una construcción colectiva que empezó a armar este verano con el relevo de sus centrocampistas. Fabinho, Henderson, Keita, Oxlade-Chamberlain y Milner se fueron. También el gran Bobby Firmino, que en realidad era el armador de juego del equipo. Thiago Alcántara ha dejado de contar. Nace otro Liverpool, el de Szoboslai, Endo, Gravenberch o el lesionado Mac Allister. Otro Liverpool que presiona sin cesar y sale al galope, con el alma inconfundible de los equipos del estratega alemán, nada sobrado de futbolistas de clase mundial, pero capaces de someter a cualquiera.

Rebecca Welch se convirtió en la primera árbitra en dirigir un encuentro de la Premier League.Alastair Grant (AP)

Al Arsenal le dominaron desde el descontrol. Quizás influyó que marcasen los gunners de inicio en un testarazo de Gabriel tras saque de falta de Odegaard para que el Liverpool se desatase. Igual el plan tampoco obedece al marcador. El rodillo se puso en marcha, la presión alta y asfixiante hizo brotar la incomodidad del Arsenal, que atravesó algún que otro calvario para llegar a la meta, por ejemplo un penalti por mano de Odegaard que de manera incomprensible se quedó en el limbo del VAR, o el empate de Mohamed Salah tras una mala defensa de Zinchenko, que le concedió al zurdo egipcio su perfil preferido para sacar el cañón. Al filo de la media hora regresó la paridad e increíblemente el marcador ya no se movió hasta el final.

Los dos equipos se manejaron en el alambre. El que más el Arsenal, que estuvo cerca del KO en una rosca de Joe Gómez que se fue cerca del palo y, sobre todo, en una estampida de futbolistas del Liverpool que culminó Alexander-Arnold con un remate al larguero. Nada se le puede reprochar a quienes todo lo entregan. Liverpool y Arsenal lo hicieron en un punto seguido para el campeonato más apasionante, por abierto, de los últimos años. El Liverpool, que hace un año transitaba a 14 puntos del también entonces líder Arsenal, ha vuelto y con una nueva versión que todavía luce andamiajes. Cinco equipos pelean por el mando en la Premier y entre ellos ni está ni se espera al Manchester United, que cayó (2-0) en casa del West Ham United y no ha marcado gol en sus seis últimas horas de juego.

Puedes seguir a EL PAÍS Deportes en Facebook y X, o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *