Ilya Sutskever, cofundador de OpenAI que ayudó a derrocar a Sam Altman, funda su propia empresa

Ilya Sutskever, cofundador y científico jefe de OpenAI que se unió a otros miembros de la junta directiva en noviembre para derrocar a Sam Altman, el destacado director ejecutivo de la compañía, ayudó a fundar una nueva empresa de inteligencia artificial.

La nueva puesta en marcha se llama Safe Superintelligence. El objetivo es producir superinteligencia (una máquina más inteligente que los humanos) de forma segura, según la portavoz de la empresa, Lulu Cheng Meservey.

El Dr. Sutskever, quien dijo que lamentaba haber actuado contra Altman, se negó a hacer comentarios. La noticia fue reportada previamente por Bloomberg.

El Dr. Sutskever, de 38 años, dejó OpenAI el mes pasado y anunció en ese momento que comenzaría un nuevo proyecto, pero no dio detalles. Meservey se negó a nombrar quién financia la empresa o cuánto ha recaudado. Dijo que si bien construye superinteligencia segura, la compañía no lanzará ningún otro producto.

El Dr. Sutskever fundó la empresa junto con Daniel Gross, que trabajó en inteligencia artificial en Apple, y Daniel Levy, que trabajó con el Dr. Sutskever en OpenAI. El papel del Dr. Sutskever en la nueva empresa será el de científico jefe, pero describe su papel, según la señora Meservey, como “responsable de descubrimientos revolucionarios”.

En noviembre de 2022, OpenAI capturó la imaginación del mundo con el lanzamiento de ChatGPT, un chatbot en línea que puede responder preguntas, escribir ensayos, generar código informático e incluso imitar una conversación humana. La industria tecnológica adoptó rápidamente lo que llamó inteligencia artificial generativa: tecnologías que pueden generar texto, imágenes y otros medios.

Muchos expertos creen que estas tecnologías están preparadas para remodelar todo, desde los programas de correo electrónico hasta los motores de búsqueda de Internet y los asistentes digitales. Algunos creen que esta transformación tendrá un impacto tan grande como el del navegador web o el teléfono inteligente.

(El New York Times está demandando a OpenAI y su socio, Microsoft, alegando infracción de derechos de autor de contenido de noticias relacionado con sistemas de inteligencia artificial).

Altman se ha convertido en el rostro del movimiento hacia la inteligencia artificial generativa al reunirse con legisladores, reguladores e inversores de todo el mundo y testificar ante el Congreso. En noviembre, el Dr. Sutskever y otros tres miembros de la junta directiva de OpenAI lo destituyeron inesperadamente, diciendo que ya no podían confiarle el plan de la compañía de crear algún día una máquina capaz de hacer todo lo que el cerebro humano puede hacer.

Días después, después de que cientos de empleados de OpenAI amenazaran con dimitir, el Dr. Sutskever dijo que lamentaba su decisión de destituir al Sr. Altman. Altman regresó como director ejecutivo después de que él y la junta acordaron reemplazar a dos miembros de la junta con Bret Taylor, un ex ejecutivo de Salesforce, y Lawrence Summers, un ex secretario del Tesoro de Estados Unidos. De hecho, el Dr. Sutskever renunció a la junta directiva.

El año pasado, el Dr. Sutskever ayudó a crear lo que se llamó un equipo de Superalineación dentro de OpenAI cuyo objetivo era garantizar que las futuras tecnologías de IA no causaran daño. Al igual que otros en el campo, le preocupaba cada vez más que la inteligencia artificial pudiera volverse peligrosa y tal vez incluso destruir a la humanidad.

Jan Leike, que dirigió el equipo de Superalignment junto con el Dr. Sutskever, también renunció a OpenAI. Desde entonces, fue contratado por el competidor de OpenAI, Anthropic, otra empresa fundada por ex investigadores de OpenAI.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *