Amiga lesbiana, cuéntame: cómo las mujeres ‘queer’ llegaron al ‘mainstream’ a través de los ‘podcasts’ | Televisión

Las mujeres lesbianas y bisexuales pasan años hablando entre ellas. Al inicio de la pandemia empezaron a aparecer en los mismos podcasts a través de sus camaradas cis y feministas consiguieron apoyo público mediante la autofinanciación y sin pasar por la televisión generalista. “Siempre hemos estado aquí”, afirma Nerea Pérez de las Heras, creadora de Soldaremos mejor (podcast del podio), Lo normal (Cadena SER) y guía en Este es el horno de bolas. (Playz), el nuevo espacio de representación de las mujeres queer de RTVE. La diferencia ahora es que son ellos los presentadores y promotores de los programas en los que se tratan temas que involucran todos los textos del colectivo LGTBIQ+ y que también abordarán “un montón de inquietudes, reflexiones e intereses que van mucho más allá de nuestras identidades”. “. y orientación”, dijo David Velduque, jefe de Sabor de queer (Neuradas).

Laura Terciado y Bake Gómez empezaron con Maldito Bollodramma (Radio Primavera Sound) a finales de 2021 cuando, tras analizar cómo los contenidos de los podcasts anglosajones y latinos LGTBIQ+ se viralizaban en redes como TikTok. “Casi no estábamos en España, así que habríamos agradecido esa situación tan horrible”, explicó Terciado. “Comenzamos a grabar los episodios teniendo en cuenta el algoritmo”, continúa el periodista especializado en redes sociales. “Había respondido una pregunta y TikTok estaba trabajando en los temas, en ese momento necesitaban ver los clichés sobre las lesbianas”.

Bake Gómez y Laura Terciado, responsables del podcast ‘Maldito bollodrama’.BELIKLEIN

Esto es lo que dice el primer paso: hable sobre la diferencia entre los términos “burbuja” y “lesbiana”; cómo las mujeres salen del armario; sexo lésbico; los adolescentes en los que silenciaban el deseo de sus compañeros… “En pocos meses obtuvimos más de 30.000 reproducciones por capítulo”, afirmó Terzo. Dos años después, Maldito Bollodramma forma parte de Radio Primavera Sound, con 50.000 oyentes mensuales, 1,8 millones desde febrero de 2022 y un total de alrededor de 200.000 espectadores, según datos de la plataforma.

“Es una estrategia para captar el sentido de pertenencia de nuestra comunidad. Sientes que hay un lugar al que pertenece el sabor de la vida: si estás en el Opus Dei o entre lesbianas. A partir de ahí puedes dar mil vueltas de tuerca a los estereotipos”. , puedes destruirlos, reconstruirlos, charlar con ellos…”, acompaña Pérez de las Heras. Este es el horno de bolas. comenzó con esta premisa de explicar y desacreditar clichés. “Es un poco como gritarle al mundo que existimos”, afirmó Ares Teixidó, presentador de televisión y ahora también de este podcasts en Playz de RTVE protagonizada por Adriana Jiménez y Leticia Romero. “Es difícil encontrar medios de comunicación que lleguen a este tipo de programas”, acompaña su compañera Paula Bas, futbolista de la Queen’s League. El primero tiene 37 años, el segundo 24. Uno representa a los Millennials y el otro a los Z, como los invitados al vídeo podcast. Esta fórmula de debate generacional les permitió entrar en el puesto 15 del ranking podcasts más escuchado en España en Spotify, mientras que los vídeos del primer episodio acumulan ya más de cuatro millones de reproducciones, 80.000 interacciones y 1,2 millones de impresiones en TikTok, Instagram y YouTube.

David Velduque, responsable de ‘Sabor a Queer’.Alcázar

Velduque incluye otro aspecto: la necesidad de un colectivo de representantes. “Sólo somos nosotros los locos, los raros, los escandalosos, los algo monstruosos de la televisión”, afirma el cineasta. Sabor de queer tiene una conexión directa con la televisión desde el título del podcast inspirado en el programa sabor de ti quien presentó a Ana Rosa Quintana al final de la novela. “Él era uno de esos programa de entrevistas quien dirigía mujeres donde a veces enviábamos visitas a través de otras personas”, continuó Velduque, “ahora la señora que lo presentó le había dado un poco de pérdida”.

Italiano: https://www.youtube.com/watch?v=wTZwc8k0CBQ

Una vez habían tirado el palo para captar la atención del colectivo. podcasts sirvieron para demostrar que, por ejemplo, las consecuencias del amor romántico afectan por igual a una lesbiana o a un heterosexual. En el último episodio de Maldito BollodrammaLa escritora Sara Torres plantea una reflexión que sirve para comprobar empíricamente por qué es así. podcasts no son, en palabras de Velduque, “espacios para minorías”. El autor de La seducción explica la violencia que sufren las adolescentes lesbianas cuando se obligan a tener relaciones con hombres para “saber si son heterosexuales o no”. El poeta también va un paso más allá: “Hay una clase de ejercicio sexual que los cuerpos feminizados deben completar”. “Tenga en cuenta la heterosexualidad como punto de partida”. “Incluso las chicas heterosexuales necesitan prepararse para un tipo real de relación sexual”.

Este bobina de Instagram ha acumulado más de 240.000 reproducciones. Con solo una mirada a los comentarios es fácil notar que no se trata sólo de lesbianas, aplaudiendo la reflexión de Torres. “Hablamos de las angustias, los problemas y los sueños de la gente hoy”, continúa Velduque, “lo hacemos desde ese lugar de la honestidad, de la investigación y, a pesar de ello, ganamos algo de dinero de corazón. Todo esto podcasts son una pequeña llave para una nueva sociedad, parafraseando a Paul B. Preciado [escritor] él Disforia mundial”. Y agregó: “Estamos recuperando el sistema desde adentro y con las mismas armas que tenemos en el sistema”.

Terciado y Pérez de las Heras coinciden en una cosa: no abandonan el sueño si no aparecen hombres heterosexuales entre los perfiles de su audiencia. “Si José María, el heterosexual de 20 años, no nos escucha, no aprende, no deseduca ciertas cuestiones, yo mismo, qué hacemos por ejemplo en Lo normal es un trabajo mucho más importante, un trabajo de recuperación de la memoria histórica de las voces del franquismo en España que están a punto de extinguirse y que no están documentadas. “La represión y el castigo a las personas LGTBI han sido muy brutales”, explica el diario. “En Maldito Bollodramma dejamos la descripción de ‘a podcasts para las lesbianas’, esto no significa que nos esforzaremos en encontrarnos con quienes nos separan: ‘Eres un caballero, no quiero hablar contigo si quieres oírlo, bienvenido, pero el mensaje no es para ti porque sabemos que hablamos de tu género de manera hegemónica’.

Si con el ojo de ellos podcasts de cómics como Excursión al chicleella inventó la idea de que era universal, convencional, era, al fin y al cabo, la imposición de lo que le gustaba a un caballero, estos espacios habían terminado por cuestionar este canon. La pregunta que nos viene a la mente es si persiste la necesidad de una validación final. Se dice que si se gestionan estos programas y los temas que tratan, todavía tendrán que pasar por el filtro de los medios generalistas. “La visión normativa, hegemónica, convencional “No se pueden percibir las cosas hasta que ya están sobredimensionadas”, afirma Pérez de las Heras, subrayando la posibilidad de que en los mediometrajes estos contenidos pasen a la televisión, siempre mediante un proceso de filtrado. “Tengo que conquistar más espacios”, continúa Terzato. “Especialmente el espacio de la estructura en medio del mar”, dijo su compañero.

Puedes seguir EL PAÍS Televisión en X o haga clic aquí para recibir nuestro boletín semanal.

Regístrate para continuar leyendo

Leer sin límites

_


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *