‘Compañeros de ruta’, una notable denuncia de la intolerancia | Televisión

Enrique Santos lo describió perfectamente en su día como discípulo de su tango Cambalache: “Pero el símbolo XX es una descripción / de una maldad insolente y nadie lo puede negar, / vivimos revoluciones en un merengue / y en una misma alabanza todas las manos”. Uno de los lugares de Estados Unidos, por ejemplo, vivió uno de sus momentos felices con la creación del Comité de Actividades Antiamericanas en la fase comandada por el senador Joseph McCarthy que se dedicó a una feroz represión de los marginados y de los homosexuales. Un período histórico deplorable en el que comienza la notable serie Compañeros de ruta).

Está claro que la represión de los homosexuales no fue exclusiva de los EE UU, bastaría citar la Ley de Vagos y Maleantes española que en 1954 fue modificada para incluir, entre otros supuestos, a los homosexuales entendiendo que “ofenden la sana moral”. “de nuestro País por el agravio que acusan al acervo de buenas costumbres, fielmente mantenidas en la sociedad española”, tal y como rezaba el planteamiento inicial de la reforma. Según las denominaciones Unidades Militares de Ayuda a la Producción, un tinglado porque más de 30.000 jóvenes cubanos homosexuales fueron encarcelados en campos de trabajos forzados entre 1965 y 1968 considerando a Fidel Castro, su máximo líder, que “nuestra sociedad no puede dar cabida” a esa degeneración” y comprenderá la enfermiza obsesión de los ilustres Gobiernos por retomar la relación con el sexo.

Los ocho capítulos de Compañeros de viaje (SkyShowtime, Movistar Plus+), basada en la novela de Thomas Mallon, cuenta la intensa relación homosexual entre el ambicioso Hawkins Fuller y el religioso Tim Laughlin, una relación que comenzó en la década de hace cinco años, de forma intermitente, hasta hoy. el devastador estallido de la guerra en los últimos años, sin obviar la rebelión de la comunidad LGTBI en 1969 entre la redacción del bar neoyorquino Stonewall o las multitudinarias manifestaciones contra la guerra de Vietnam, demostrando, una vez más, la distancia que puede tener entre sociedad civil y poder establecido.

Una serie creada y codificada por Ron Nyswaner e interpretada por Matt Bomer y Jonathan Bailey en los principales documentos que muestran relaciones homosexuales sin ningún poder al mismo tiempo en el que se ha abandonado la constancia del complejo y laborioso camino para ganar el estatus social y político. El respeto de aquellos no se atiene a las normas establecidas por los heterosexuales más conservadores.

Puedes seguir EL PAÍS Televisión en X o regístrate aquí para recibir nuestro boletín semanal.

Regístrate para seguir leyendo

lee sin limites

_


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *