El “campeón” europeo de la inteligencia artificial apunta a los gigantes tecnológicos de Estados Unidos

Arthur Mensch, alto y delgado con una mata de cabello descuidado, llegó a una charla el mes pasado en un extenso centro tecnológico de París vestido con jeans y con un casco de bicicleta. Parecía modesto, alguien con quien los funcionarios europeos cuentan para empujar a la región a un juego de alto riesgo con Estados Unidos y China sobre la inteligencia artificial.

Mensch, de 31 años, es el director ejecutivo y fundador de Mistral, considerado por muchos como uno de los rivales más prometedores de OpenAI y Google. “Usted se ha convertido en el símbolo de la inteligencia artificial en Francia”, le dijo en el escenario Matt Clifford, un inversor británico.

Mucho depende de Mensch, cuya compañía saltó a la fama apenas un año después de que la fundara en París con dos amigos de la universidad. Mientras Europa se apresura a afianzarse en la revolución de la IA, el gobierno francés ha identificado a Mistral como su mejor esperanza para un abanderado y ha estado presionando a los políticos de la Unión Europea para ayudar a garantizar el éxito de la empresa.

La inteligencia artificial se integrará rápidamente a la economía global durante la próxima década, y los políticos y líderes empresariales en Europa temen que el crecimiento y la competitividad se vean afectados si la región no logra mantener el ritmo. Detrás de sus preocupaciones está la creencia de que la inteligencia artificial no debería estar dominada por gigantes tecnológicos, como Microsoft y Google, que podrían crear estándares globales que entren en conflicto con la cultura y la política de otros países. Lo que está en juego es la pregunta más amplia: qué modelos de IA terminarán impactando al mundo y cómo deberían regularse.

“El problema de no tener un campeón europeo es que la hoja de ruta la marca Estados Unidos”, dijo Mensch, que hace apenas 18 meses trabajaba como ingeniero en el laboratorio DeepMind de Google en París, construyendo modelos de inteligencia artificial. Sus cofundadores, Timothée Lacroix y Guillaume Lample, también treintañeros, desempeñaron funciones similares a Meta.

En una entrevista en las espartanas y encaladas oficinas de Mistral frente al Canal Saint-Martin en París, Mensch dijo que “no era seguro confiar” en los gigantes tecnológicos estadounidenses para establecer las reglas básicas para una nueva y poderosa tecnología que influiría en millones de vidas.

“No podemos tener una dependencia estratégica”, afirmó. “Por eso queremos hacer un campeón de Europa”.

Europa ha luchado por producir importantes empresas tecnológicas desde el boom de las puntocom. Mientras que Estados Unidos produjo Google, Meta y Amazon, y China produjo Alibaba, Huawei y ByteDance, propietaria de TikTok, la economía digital de Europa no ha logrado resultados, según un informe de la Comisión Francesa de Inteligencia Artificial. El comité de 15 miembros, incluido Mensch, advirtió que Europa se estaba quedando atrás en inteligencia artificial, pero dijo que tenía el potencial para tomar la iniciativa.

La tecnología de IA generativa de Mistral permite a las empresas lanzar chatbots, funciones de búsqueda y otros productos impulsados ​​por IA. Ha sorprendido a muchos al construir un modelo que rivaliza con la tecnología desarrollada por OpenAI, la startup estadounidense que desató el auge de la inteligencia artificial en 2022 con el chatbot ChatGPT. Mistral, que lleva el nombre de un fuerte viento en Francia, rápidamente ganó fuerza al desarrollar una herramienta de aprendizaje automático más flexible y rentable. Algunas grandes empresas europeas están empezando a utilizar su tecnología, entre ellas Renault, el gigante automovilístico francés, y BNP Paribas, la empresa de servicios financieros.

El gobierno francés brinda a Mistral todo su apoyo. El presidente Emmanuel Macron calificó la empresa de ejemplo de “genio francés” e invitó a Mensch a cenar en el palacio presidencial del Eliseo. Bruno Le Maire, ministro de Finanzas del país, suele elogiar a la empresa, mientras que Cédric O, ex ministro digital de Francia, es asesor de Mistral y posee acciones de la nueva empresa.

El apoyo del gobierno francés es una señal de la creciente importancia de la inteligencia artificial. Estados Unidos, Francia, Gran Bretaña, China, Arabia Saudita y muchos otros países están tratando de fortalecer sus capacidades internas, lo que desató una carrera armamentista tecnológica que está afectando el comercio y la política exterior, así como las cadenas de suministro globales.

Mistral se ha convertido en el contendiente europeo más fuerte en la batalla global. Sin embargo, muchos se preguntan si la empresa podrá mantenerse a la altura de los grandes competidores estadounidenses y chinos y desarrollar un modelo de negocio sostenible. Además de los considerables desafíos tecnológicos que implica construir una empresa de IA exitosa, la potencia informática necesaria es increíblemente costosa. (Francia dice que su energía nuclear de bajo costo puede satisfacer la demanda de energía).

OpenAI ha recaudado 13.000 millones de dólares y Anthropic, otra empresa de San Francisco, ha recaudado más de 7.300 millones de dólares. Hasta ahora Mistral ha recaudado alrededor de 500 millones de euros, o 540 millones de dólares, y gana “varios millones” en ingresos recurrentes, dijo Mensch. Pero en una señal de la promesa de Mistral, Microsoft adquirió una pequeña participación en febrero, y Salesforce y el fabricante de chips Nvidia respaldaron la nueva empresa.

“Esta podría ser una de las mejores oportunidades que tenemos en Europa”, dijo Jeannette zu Fürstenberg, directora ejecutiva de General Catalyst y socia fundadora de La Famiglia, dos firmas de capital de riesgo que invirtieron en Mistral. “Básicamente, tienes una tecnología muy poderosa que generará valor”.

Mistral se adhiere a la idea de que el software de IA debe ser de código abierto, lo que significa que los códigos de programación deben estar disponibles para que cualquiera pueda copiarlos, modificarlos o reutilizarlos. Los partidarios dicen que permitir que otros investigadores vean el código hará que los sistemas sean más seguros e impulsará el crecimiento económico al acelerar su uso entre empresas y gobiernos para aplicaciones como contabilidad, servicio al cliente y búsquedas en bases de datos. Esta semana, Mistral lanzó la última versión de su modelo en línea para que cualquiera pueda descargarla.

OpenAI y Anthropic, por el contrario, mantienen sus plataformas cerradas. Argumentan que el código abierto es peligroso porque tiene el potencial de ser cooptado para propósitos malignos, como difundir información errónea o incluso crear armas destructivas basadas en inteligencia artificial.

Mensch descartó preocupaciones como la narrativa de “un lobby alarmista” que incluye a Google, Microsoft y Amazon, que, según dijo, están tratando de consolidar su dominio persuadiendo a los políticos para que promulguen reglas que aplasten a sus rivales.

El mayor riesgo de la IA, añadió Mensch, es que impulse una revolución en el lugar de trabajo, eliminando algunos puestos de trabajo y creando otros nuevos que requerirán recapacitación. “Ocurrirá más rápido que en revoluciones anteriores”, dijo, “no en 10 años, sino probablemente en dos”.

Mensch, que creció en una familia de científicos, dijo que estaba fascinado por las computadoras desde una edad temprana y que aprendió a programar cuando tenía 11 años. Jugó videojuegos con avidez hasta los 15 años, cuando decidió que podía “hacer cosas mejores”. con mi tiempo.” Después de graduarse de dos universidades francesas de élite, la École Polytechnique y la École Normale Supérieure, se convirtió en investigador académico en 2020 en el prestigioso Centro Nacional Francés de Investigación Científica. Pero pronto recurrió a DeepMind, un laboratorio de inteligencia artificial. adquirida por Google, para conocer la industria y convertirse en emprendedor.

Cuando ChatGPT entró en escena en 2022, Mensch se asoció con sus amigos de la universidad, quienes decidieron que podían hacer lo mismo o mejor en Francia. En el espacioso espacio de trabajo de la compañía, un grupo de científicos y programadores que usan zapatillas deportivas ahora teclean afanosamente en teclados, codificando y alimentando texto digital obtenido de Internet, así como resmas de literatura francesa del siglo XIX, que ya no está sujeta a derechos de autor. derecho – en el gran modelo lingüístico de la empresa.

Mensch dijo que se sentía incómodo con la fascinación “muy religiosa” de Silicon Valley por el concepto de inteligencia artificial general, el punto en el que, según líderes tecnológicos como Elon Musk y Sam Altman, las computadoras superarán las capacidades cognitivas de los humanos, con consecuencias potencialmente desastrosas. consecuencias. .

“Toda la retórica de AGI trata sobre la creación de Dios”, dijo. “No creo en Dios. Soy un ateo convencido. Entonces no creo en AGI”

Una amenaza más inminente, dijo, es la que representan los gigantes estadounidenses de la inteligencia artificial para las culturas de todo el mundo.

“Estos modelos están produciendo contenido y dando forma a nuestra comprensión cultural del mundo”, dijo Mensch. “Y resulta que los valores de Francia y los de Estados Unidos difieren de manera sutil pero importante”.

Con su creciente influencia, Mensch ha intensificado sus llamados a una regulación más ligera, advirtiendo que las restricciones perjudicarán la innovación. El otoño pasado, Francia presionó exitosamente a Bruselas para que limitara la regulación de los sistemas de inteligencia artificial de código abierto en la nueva ley de inteligencia artificial de la Unión Europea, una victoria que ayuda a Mistral a mantener un rápido ritmo de desarrollo.

“Si Mistral se convirtiera en una potencia técnica importante”, dijo O, el ex ministro digital que dirigió el esfuerzo de lobby, “sería beneficioso para toda Europa”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *