Emma Seppälä reflexiona sobre cómo evitar decisiones instintivas

En la actualidad existe una buena cantidad de investigaciones sobre la neurociencia de la meditación que demuestran que mejora la autoconciencia, la regulación de las emociones, el autocontrol y muchas otras cosas. La mayoría de las personas, si son honestas consigo mismas, adoptan algún tipo de hábito para afrontar la situación cuando se sienten estresadas o deprimidas. Piense en la comida, el alcohol, el destino, el entretenimiento, las compras e incluso el exceso de trabajo y ejercicio. La mayoría de los adultos nunca han recibido educación formal sobre qué hacer con las emociones negativas.

La adicción no se trata sólo del uso de sustancias. Se trata de intentar evitar un sentimiento. Se trata de intentar escapar. Sabes que no es bueno para ti, pero lo haces de todos modos porque no te gusta el estado actual en el que te encuentras, ya sea sintiendo dolor, pena, pérdida o vergüenza.

¿Por qué? Porque tu compulsión en ese momento es más fuerte que tu conciencia. Piensas a corto plazo, porque las áreas primitivas de tu cerebro secuestran tu capacidad para discernir y ser consciente del panorama más amplio de lo que es bueno para ti. Estás hiperconcentrado en el alivio de lo que sea que estés experimentando y eres impulsivo para cambiarlo.

Este secuestro ocurre porque las partes del cerebro que sirven para la toma de decisiones y el autocontrol, como la corteza prefrontal, a menudo funcionan mal en el calor del momento. Esto permite que las áreas cerebrales más antiguas que compartimos con nuestros ancestros evolutivos (como los roedores) gobiernen la mente. Estas áreas, como la amígdala, proporcionan señales rápidas y crudas sobre posibles amenazas y recompensas. Son importantes para nuestra supervivencia inmediata, pero pueden tomar malas decisiones sin que la corteza prefrontal nos dé una idea más amplia de lo que es bueno para nosotros a largo plazo.

Las investigaciones muestran que cuando meditas, fortaleces esa vía neuronal para la autoconciencia. Estás ampliando tu capacidad de tener conciencia y por tanto controlar tus emociones, sin caer presa de conductas compulsivas. La meditación, debido a que cultiva la autoconciencia, te permite ganar perspectiva y así ganar naturalmente autocontrol.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *