Europa dice a los fabricantes de automóviles chinos: prepárense para pagar aranceles

La Unión Europea dio el jueves un paso más hacia la imposición de nuevos aranceles a los automóviles eléctricos chinos, exigiendo a los fabricantes de automóviles obtener garantías de los bancos sobre su capacidad para pagar los impuestos, que serán definitivos en octubre.

La medida era esperada. El bloque había dicho el 12 de junio que impondría aranceles adicionales del 17 al 38 por ciento a los vehículos eléctricos importados de China. Una investigación de la Unión Europea había descubierto lo que funcionarios de Bruselas describen como subsidios injustos por parte del gobierno chino a los fabricantes de automóviles eléctricos.

El gobierno chino ha negado haber subsidiado la industria. Beijing sostiene que los bajos precios de los automóviles eléctricos producidos en China reflejan más bien una fuerte competencia e innovación.

Las dos partes iniciaron conversaciones el 22 de junio para intentar resolver la disputa. “Seguimos colaborando intensamente con China para encontrar una solución mutuamente aceptable”, dijo Valdis Dombrovskis, comisario de Comercio de la UE.

La imposición de aranceles temporales obliga a los fabricantes de automóviles a ofrecer a los países europeos garantías financieras para un eventual pago, incluso si todavía no están obligados a enviar dinero.

Los aranceles provisionales varían ampliamente según el fabricante de automóviles según las estimaciones de la Unión Europea sobre el alcance de los subsidios gubernamentales de cada fabricante chino. Los aranceles más altos se imponen a los fabricantes que no han declarado sus subsidios, incluido un arancel del 37,6 por ciento a SAIC Motor. Se aplican tasas más bajas a BYD, con un 17,4 por ciento, y Geely, con un 19,9 por ciento.

Los fabricantes de automóviles tendrán que asegurarse de poder pagar los vehículos que lleguen a la Unión Europea a partir del viernes, durante un período que durará hasta octubre. Sin embargo, el bloque aún tiene que determinar en los próximos meses si los subsidios chinos a los automóviles han causado un daño significativo al mercado automovilístico europeo.

Entre los gobiernos de todo el mundo se está extendiendo la preocupación de que China esté tratando de salir de las dificultades económicas exportando, ya que el colapso del mercado inmobiliario ha hecho que las familias chinas estén menos dispuestas a gastar. En mayo, el presidente Biden cuadruplicó los aranceles adicionales estadounidenses sobre los vehículos eléctricos chinos al 100 por ciento.

El mes pasado, Turquía impuso aranceles adicionales del 40 por ciento a la gasolina y a los automóviles híbridos gasolina-eléctricos importados de China. Turquía ya había impuesto aranceles adicionales el año pasado a los coches eléctricos chinos. El martes, Canadá inició una investigación comercial que también podría dar lugar a aranceles a los coches eléctricos de China.

A partir de este mes, Brasil aumentará gradualmente los aranceles sobre los automóviles eléctricos importados de cualquier país, luego de un aumento en las importaciones desde China a principios de este año.

China ha amenazado con vengarse de la Unión Europea. Su Ministerio de Comercio dijo el 17 de junio que había abierto una investigación sobre si carne de cerdo de la Unión Europea se vendía en China a precios injustamente bajos. El caso podría dar lugar a aranceles sobre decenas de productos, desde chuletas de cerdo hasta tripas de cerdo encurtidas.

En enero, el Ministerio de Comercio abrió un caso comercial contra las importaciones de coñac y otras bebidas espirituosas europeas a base de vino que provienen principalmente de Francia. El gobierno francés fue uno de los primeros en apoyar los aranceles a los coches eléctricos procedentes de China.

La industria automotriz de China ha sugerido que el ministerio imponga aranceles a los grandes autos de gasolina importados de la Unión Europea si el bloque impone aranceles a los autos eléctricos. China tiene un impuesto sobre las ventas del 40 por ciento sobre los automóviles y vehículos deportivos utilitarios con motores de gasolina de gran tamaño, casi todos los cuales se importan de América del Norte o Europa.

China también tiene un arancel base del 15 por ciento sobre los automóviles importados. Europa tiene una tasa base para automóviles del 10 por ciento y Estados Unidos tiene una tasa del 2,5 por ciento. Las diversas tarifas que se están procesando o imponiendo actualmente se suman a estas tarifas básicas.

China está volviendo al guión que siguió durante su última gran disputa comercial con la Unión Europea, en 2013, por los envíos chinos de paneles solares a Europa a bajos precios. En ese momento, Beijing persuadió a Alemania para que liderara una coalición de países miembros de la UE que bloquearon los aranceles a los paneles solares.

Pero puede resultarle más difícil a China detener los aranceles a los vehículos eléctricos. La industria solar europea quedó diezmada hace una década después de que la Unión levantara sus aranceles. Pocos en Europa quieren que la producción de coches eléctricos corra una suerte similar.

La Unión Europea también ha endurecido sus reglas para los países que quieren revertir los aranceles. China tendrá que ganar la mayoría de los países miembros en una votación final en octubre, y esos países tendrán que representar al menos el 65 por ciento de la población del bloque.

Los países miembros también celebrarán una votación preliminar dentro de dos semanas para decidir si apoyan o no los aranceles provisionales. Pero la votación no es vinculante para la Comisión Europea, el órgano ejecutivo del bloque.

Los fabricantes de automóviles chinos están comenzando a construir fábricas en Europa para satisfacer la demanda y evitar aranceles, siguiendo una estrategia iniciada por los fabricantes de automóviles japoneses para eludir las restricciones comerciales en Estados Unidos. “Es exactamente lo que hizo Toyota en la década de 1980”, dijo John Zeng, analista de GlobalData Automotive.

Pero China tiene un exceso de fábricas de automóviles, con capacidad para fabricar el doble de los automóviles vendidos en China, que es el mercado automotriz más grande del mundo.

El caso comercial ha producido una división en la industria automovilística europea. Los fabricantes de automóviles alemanes se opusieron a los aranceles. Se enfrentan a una fuerte caída de las ventas en China, ya que los fabricantes de automóviles chinos han ganado cuota de mercado a su costa. Por eso los fabricantes de automóviles alemanes exportan cada vez más desde sus fábricas en China, también a Europa.

Sin embargo, los fabricantes de autopartes en Europa han tendido a favorecer la imposición de aranceles, a medida que los grandes fabricantes de automóviles como Volkswagen ensamblan cada vez más automóviles con componentes fabricados por empresas chinas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *