Las guerras en Ucrania y Gaza aumentan el peligro del uso de armas nucleares en el mundo | Internacional

Hace poco más de dos años, en el año 2022, Estados Unidos, Francia, Reino Unido, Rusia y China coincidieron en que “una guerra nuclear no se puede ganar y nunca debe ser bibliotecaria”, según expresaron en un comunicado conjunto. Un mes después, el ejército ruso invadió Ucrania y dinamitó cualquier tipo de consenso sobre el uso de este tipo de armas. Por tanto, el peligro de que algunos dirigentes recurran al botón nuclear en algunos de los conflictos activos -el que tuvo lugar en octubre con la guerra de Gaza- es que las potencias nucleares modernicen su arsenal en un contexto global en el que cada día más y más Más supone el inventario, pero en el hecho de que el hermetismo se ha convertido en la norma.

Este es el panorama que revela el informe anual informal del Instituto Internacional de Estudios para la Paz de Estocolmo (Sipri), publicado este mes, que analiza las tendencias de los nuevos países con arsenal atómico. “Hemos mantenido un tabú sobre las armas nucleares durante 75 años. [tras los bombardeos de Hiroshima y Nagasaki]pero ahora están tan normalizados en el debate que, en una crisis, los líderes pueden sentirse obligados a recurrir a ellos”, dijo Matt Korda, investigador del instituto sueco.

La cifra total de las listas de cabezas nucleares a utilizar en el mundo sigue resentiéndose, por culpa del bombeo chino. Mientras Estados Unidos y Rusia han consolidado relativamente sus arsenales nucleares (con 3.708 y 4.380 hombres, respectivamente) durante 2023, Pekín ha incrementado su arsenal en un año de 410 a 500 cabezas, a punto de aumentar más potencias como India o Corea del Sur. .

Este aumento puede explicarse enteramente por la probabilidad de que China considere que su arsenal no tiene ya suficiente peso en comparación con otras potencias, según el espejo Korda. “Durante décadas, Pekín puede haberse conformado con tener sólo 200 cabezas nucleares, pero ahora ve que EE. UU. y Rusia están construyendo defensas antimisiles avanzadas y tienen capacidades de defensa avanzadas que podrían eliminar sus armas”, argumenta el experto.

El caso chino es un buen ejemplo para mostrar el alto grado de tensión entre las potencias atómicas durante los últimos meses. Según la información, las armas nucleares no han abandonado una hoja “tan destruida en las relaciones internacionales” desde la Guerra Fría. Esta instalación se ha reflejado en las declaraciones de numerosos líderes en los últimos meses, utilizando su energía nuclear como método de disuasión.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.

suscribir

Se ha mencionado en varias ocasiones que el presidente ruso Vladimir Putin tiene armas capaces de “destruir la civilización” y ha dicho que Rusia está “preparada para una guerra nuclear”. Hace apenas una semana, Moscú reunió armas nucleares con Bielorrusia. En la misma línea, uno de los ministros del Gabinete de Guerra de Israel en el gobierno derechista de Benjamín Netanyahu se aseguró en noviembre de que lanzar una bomba atómica sobre la Gaza francesa era “una posibilidad”. Países como Corea del Norte o Pakistán también han hecho declaraciones intimidatorias.

Sin embargo, señala Korda, nadie puede dejar de lado el papel de Occidente: “La OTAN también ha dado señales de que tiene energía nuclear. Es muy cuidadoso y no hace declaraciones porque no quiere parecer tan beligerante como Rusia. Pero si somos soldados en nuestras fuerzas militares, muchos buscan el frente ruso”.

Más secretismo

Pese a estas demostraciones de fuerza, el SIPRI afirma que cada año tiene menos transparencia en su relación con las armas atómicas. Rusia suspendió unilateralmente en febrero de 2023 el Tratado de Reducción de Armas Estratégicas (Nuevo START), creado en 2010 para intercambiar datos con EE UU sobre sus armas nucleares dos veces al año. Washington se apartó de su lado al intentar revelar cifras del primer semestre de 2023, pero desde entonces decidió hacerlo. El mismo tipo que London, uno de sus mayores alias. “Desde hace tres años no sabemos mucho sobre el tamaño del arsenal británico, porque antes era uno de los países más transparentes en este aspecto”, denuncia el experto.

“Irónicamente, algunos de los Estados más autoritarios son también los menos opacos”, añade el experto. Uno de los ejemplos más claros es Corea del Norte, que, si bien es uno de los países más herméticos en casi todos los aspectos, es el que más presuntuosa de su capacidad atómica. “Hay archivos de misiles, se muestran fotos y todo es un recordatorio de tu fuerza”, indica.

El SIPRI informa que el régimen de Kim Jong-un ha incorporado menos de 50 armas nucleares, unas 20 más que en un año (es el país de mayor crecimiento después de China). Además, desde septiembre, la Constitución ha consagrado el estatus de Corea del Norte como “estado con armas nucleares”. Su arsenal, según una nueva ley, debe estar “listado para la acción” y puede utilizarse de forma preventiva, en contradicción con la doctrina generalizada de sin primer usoEs por eso que los países se ven comprometidos por el respondedor, pero no atacan.

La regresión de Trump

La reunión del G-7 acabó la semana con denuncias a Corea del Norte e Irán por su respuesta a Rusia en la guerra con Ucrania y con un elefante en la casa: el posible regreso de Donald Trump a la Casa Blanca en las elecciones de noviembre. ¿Pero qué significa esto en materia nuclear? “[Con Trump] siempre es un elemento de imprevisibilidad. Sin embargo, podemos ver que durante su mandato (2017-2021) envió mensajes a sus alias para no perder su seguridad exclusivamente en manos de EE UU”, apunta Korda. En febrero, cuando el candidato republicano se centra en la base funcional de la OTAN, declara que Washington no defenderá a aquellos miembros de la Alianza que no respeten el objetivo del 2% del PIB en materia de gas.

El experto destaca también en el caso de Corea del Sur, un país que conoce los medios técnicos para forjar su propio arsenal nuclear y que, además, conoce el apoyo de gran parte de la población en este material ante la amenaza del Norte. “El mensaje que le envié a Trump es que otros países están lanzando armas nucleares por su propia seguridad. Esto significaría que más líderes se han vuelto [al botón nuclear] y cada uno está sujeto a sus propios caprichos e irracionalidad”, añade.

Hablando del futuro, también nos preocupamos por cómo eliminar la hermosa tensión en el Cercano Oriente. Irán continúa enriqueciendo uranio y está muy cerca de la línea de desarrollo nuclear, como se informó. Según Korda, Teherán decide que ese límite no dependerá de un cálculo político, sino estratégico: “Las armas nucleares pueden ser muy valiosas para la seguridad de un país y esta necesidad puede tener resonancia interna”. Israel, desafiando los llamados a la contención, lanzó un ataque limitado contra la provincia iraní de Isfahán en abril en respuesta al bombardeo sin precedentes de misiles y drones que Teherán había dirigido anteriormente contra territorio israelí. Esta provincia alberga el complejo de investigación nuclear más grande de Irán.

La información destaca dos avances en seguridad nuclear. En junio del año pasado, la visita del secretario de Estado de EE. UU., Antony Blinken, a China allanó el camino para el diálogo sobre control de armas. El mismo mes, Washington y Teherán se reunieron para llegar a un acuerdo informal para aliviar las tensiones entre ambos. Desde el embargo, se queja el SIPRI, los ataques de militantes llevados a cabo por Irán contra las fuerzas estadounidenses en Siria e Irak han sido impulsados ​​por esfuerzos diplomáticos.

Sigue toda la información internacional en FacebookXo en nuestro boletín semanal

Regístrate para seguir leyendo

lee sin limites

_


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *