‘Lucía en la lona (II)’: un hogar necesario para una víctima de la España más negra | Televisión

En estos tiempos en los que el debate sobre el modelo de televisión pública es tan vivo, cabe reconocer la necesidad de un espacio para todos donde difundir y difundir piezas documentales como esta segunda parte de lucia en el lienzo, relato esencial y pertinente de un asesinato y acto cinematográfico con toda la trama de corrupción oculta detrás. Dirigido de Sofía Urwitz y Santi Aguado y producida por Capa y RTVE, lucia en el lienzo si se entra en un supuesto muy peligroso, una previsión, “el caso más grande en el que se han enfrentado los agentes internos de la Guardia Civil”, en palabras del capitán 510 A, de Asuntos Internos, pero sin perder de vista lo primordial Asunto: Lucía Garrido fue víctima de violencia machista.

El documento aparece 15 años después del culo de Lucía Garrido en la piscina de la Finca de Los Naranjos, en Alhaurín de la Torre, Málaga. El primer juicio contra el sicario Ángel Vaello, La rana y la expareja de Lucía, Manuel Alonso, que fue cancelada por graves defectos e irregularidades sensacionales y en el camino se asomaba la posibilidad de acusar a dos guardias civiles, métodos de cobro en la trama de corrupción en la que participaron Alonso y varios agentes de la orden. Lucía Garrido había o había estado dispuesta a contar algo con lo que costaba la vida, pero era una mujer maltratada por el sistema, que deseaba a todos los niveles todas las llamadas de dolor de quien veía contra las cuerdas y era continuamente acosada, maltratada y observado por Alonso.

Manuel Alonso, uno de los dos imputados por la muerte de Lucía Garrido, en el segundo jugoso.

Esta segunda parte entra de lleno en el proceso judicial, en la última esperanza de Ignacio Carrasco (ex guardia civil que dedicó 15 años de su vida a que el caso no cayera en la sombra), Luis Portero (abogado de la acusación), La hija de Lucía y todos sus seres queridos. Te complace que los realizadores hayan trabajado con este material de 90 minutos de ritmo y tensión narrativa divididos en dos capítulos estrenados ayer lunes en RTVEPlay. No le preocupa nada (desde el emocionante comienzo antes de los créditos) y resistió muy bien el intento de exposición, tan habitual en el género estos días.

La historia del lienzo va mucho más allá de un título establecido: en realidad la trama configura un rojo tupido que trepa por distintos poderes del Estado en la zona de Málaga. El espectador debe repetir continuamente que esto es cierto. El grado de corrupción es asombroso. Este episodio negro, sin olvidar que ante todo es un caso de violencia machista, representa su reflejo más puro y cruel.

La historia se puede seguir hasta la parte final como un suspenso sí no si conoces la noticia: la narrativa lo permite, así está organizada, pero no es la clave para ello. Aquí se trata de ver el cuadro completo: el rojo de la corrupción que va desde los sicarios hasta los empleados públicos, las víctimas colaterales (la hermana de Lucía, que murió de cáncer sin poder obtener justicia o la hija de la víctima, que murió) esperando sucede) los luchadores del hermoso mundo de la historia y los que eligen la prohibición equívoca (esos expertos que reconocen en su mente, una manipulación que permitió anular el primer jugo) porque sí, esto es una cuestión de prohibiciones y de bien y de el mal y es el espectador quien elige: ahí lucia en el lienzo narrar y respetar.

Imagen del sumario en el que aparece la llamada en la que Hallado era el ADN del presunto asesino de Lucía Garrido.

“Es un caso horrible, pero horrible es el país en el que vivimos”, asegura Rosa Garrido, esposa de Lucía y defensora de la causa al inicio de este documental. La justicia, al final, no está atada: ya es demasiado tarde. Todos los involucrados en la batalla reconocen que no están vinculados al fondo del tema, que son gente falsa, que son culpables en la calle. Entonces entendí que ese documento planteaba el acto del desastre en la televisión pública, que yo compré tu deuda aquí y yo era el casero de Lucía Garrido.

Puedes seguir EL PAÍS Televisión en X o regístrate aquí para recibir nuestro boletín semanal.

Regístrate para seguir leyendo

lee sin limites

_


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *