Trump va al supermercado y afronta su gran duelo contra Biden en noviembre | Elecciones estadounidenses

Las predicciones se hicieron realidad. Además de anticiparse a las bromas, los Supermartes le hicieron un paseo triunfal a Donald Trump. El expresidente ni siquiera registró matemáticamente el nombramiento virtual, pero dio un golpe de autoridad definitivo. Trump acaba de abandonar el camino hacia todos los rivales republicanos que se han equipado para derrotarlos. Varias personas se retiraron antes de comenzar las primarias. El inversor Vivek Ramaswamy y el gobernador de Florida, Ron DeSantis, tomaron la delantera en el primer asalto, tras su caso en los camarilla de Iowa. Nikki Haley la mantuvo en la pelea, pero Trump la mató este martes. Ahora llega la hora de la verdad, la batalla definitiva de la Casa Blanca. En 2020 se enfrentará a Joe Biden, que también fue criticado en el supermercado demócrata frente a una multitud de verdaderos rivales. Estará en las elecciones presidenciales del 5 de noviembre, dentro de 245 días.

Trump subió a cantar victoria en su residencia Mar-a-Lago en Palm Beach, Florida, cuando describió a Biden como el peor presidente de la historia (una razón por la que los historiadores realmente lo juzgaron). “En cierto modo somos un país del Tercer Mundo, somos un país del Tercer Mundo que está en nuestra primera línea”, dijo. Solo en el escenario y con una quincena de banderas de Estados Unidos a sus espaldas, pronunció un discurso un tanto inconexo, con las ideas y la venganza en la frente, la inflación, el crimen, el “cinavirus”

Trump evitó mencionar a Haley, incluso cuando promocionó la unidad del partido. El, la figura más divisiva en las últimas décadas de la política estatal, se dedujo de que el país está muy dividido. “Necesitamos ganar las elecciones, porque si perdemos las elecciones no tendremos país”, dijo en otra de sus frases habituales. Terminó su discurso de aproximadamente 20 minutos con su lema, Hacer que Estados Unidos vuelva a ser grande: “Sabemos que nuestro país es más grande que nunca en la historia”.

Por su parte, la campaña de Biden difundió un comunicado del presidente celebrando su victoria y atacando a Trump. “¿Vamos a seguir avanzando o dejaremos que Donald Trump nos arrastre unos detrás de otros, hacia el caos, la división y la oscuridad que definirán su mandato?”, se pregunta.

Trump aspiraba a la victoria en California, Texas y Carolina del Norte, en los Estados Unidos de los supermercados que atrajeron la mayor cantidad de delegados. De hecho, ganaste en 12 de los 13 estados donde tomaste el examen avanzado y ganaste claramente en ellos. Con las pruebas bastante avanzadas, se vio afectado principalmente en Alabama (83%), Oklahoma (82%), Texas (78%), Tennesee (78%), Arkansas (75,6%), Carolina del Norte (74%), Maine. (72%) y Minnesota (69%). También cuenta con más del 60% de los votos en Colorado, Massachusetts y Virginia. En California y Utah el examen se realizará más atrás y en Alaska aún no se ha realizado.

Nikki Haley sólo resistió en Vermont, donde fue muy justa con el 50% de los votos. Es un estado que vota democráticamente en las elecciones presidenciales y tiene un gobernador republicano moderado, el terreno más favorable para Haley. Hasta la fecha, el candidato se ha impuesto en solitario los testimonios de los principales republicanos en Washington DC, donde sólo votaron 2.000 afiliados. Haley, sin embargo, fue claramente destruida en Massachusetts y Maine, los otros estados de Nueva Inglaterra.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.

suscribir

Los partidos de Donald Trump esperan el discurso del expresidente en Mar-a-Lago, en Palm Beach (Florida).Evan Vucci (AP/LaPresse)

Haley no hizo comparaciones la noche de las elecciones, que pasó en su estado natal de Carolina del Sur. Se deseaba hacer sonar el silbato antes de que finalizaran las votaciones en California y Alaska. Hoy si se retirará o seguirá dando una batalla imposible. Este martes, su campaña lanzó un comunicado en el que hablaba de cómo seguir teniendo grandes grupos de votantes republicanos con profundas preocupaciones sobre el rumbo del Partido Republicano bajo Trump.

Biden tiene aún menos oposición del lado demócrata, con un gran número de victorias, su mayoría con más del 80% o 90% de los votos. Cuando Soles se reunió con los presidentes del cargo, ningún rival de peso del Partido Demócrata lo destruyó. Los candidatos rivales eran marginales: el congresista desconocido Dean Philips y la escritora autodidacta Marianne Williamson, quien también anunció su retirada, aunque luego retiró la campaña.

El Supermart ha sido el menos polémico de la historia, comparable sólo a 1996, con la diferencia de que los países sólo votaron por ti. Nunca viste las batallas encarnadas entre Hillary Clinton y Barack Obama en 2008, pero no prestaste atención a la competencia entre Trump, Ted Cruz y Marco Rubio en 2016 o la que Biden se reunió con Bernie Sanders en 2020. De hecho, no hay ‘nunca ha habido Supermars’. ahora obtuve un resultado tan sorprendente (aunque predecible).

Millones de ciudadanos votaron en las urnas, por correo, a través de pantallas de votación electrónica o incluso sin conducir, como en algunos lugares de California. Pesos sobre las instalaciones, los datos indican que la participación fue baja, probablemente por el canto del resultado.

La noche de las elecciones se vio impulsada por la publicación de los resultados de las primarias demócratas de Iowa. Durante los cuatro años de caos laboral y ante las presiones de Biden, el Partido Demócrata los eliminó camarilla y sus afiliados votan por correo desde el día 12 de Negro, pero el resultado se había retrasado para este martes. Biden obtuvo el 91% de los votos y 40 delegados. Es la cuarta vez que se enfrenta en Iowa y la primera vez que gana.

Luego, los estados cayeron uno tras otro ante los lados de Trump y Biden a medida que avanzaban el examen, bloqueando al país desde este hacia el este, solo con la excepción de Vermont.

Pequeñas señales de advertencia

Pesando sobre el dominio de los abrazadores, hay pequeñas señales de advertencia para los dos candidatos. Biden recogió más del 80% y el 90% de los votos en las alcaldías de los estados, pero en Minnesota reapareció el fenómeno de Michigan de los votos de delegados “no comprometidos”, una especie de voto en blanco en protesta por el ataque a Israel en la guerra de Gaza. , que perdió un 19%. Eso es un 8% unificado para el candidato local Dean Philips, en comparación con Biden solo Grabé todo al 70%. En Massachusetts, estos votos de protesta también obtuvieron el 9%, y en Colorado, el 8%. Biden se equivocó de testimonio en el territorio de Samoa Americana, donde destituyó al empresario Jason Palmer con 51 votos sobre 40. Samoa Americana no vota en las elecciones presidenciales de noviembre, pero ha enviado a sus delegados a la convención demócrata.

Por parte de Trump, incluso si su rango de ventas está bien, lo que importa es cuántos de los votantes que votaron por Nikki Haley lo obtendrán cuando llegue el 5 de noviembre. El expresidente muestra más deuda en distritos más moderados, con mayores niveles de educación. El fantasma que acecha a los republicanos, y lo que Haley ha advertido repetidamente, es que Trump puede recurrir a votantes independientes y moderados en el momento de la verdad, como ocurrió en 2018, 2020 y 2022. En varios estados, Nikki Haley ha superado el 25%. Aparte del 50 por ciento de Vermont, tuvo mucho éxito en Massachusetts (36 por ciento), Virginia (35 por ciento), Colorado (33 por ciento) y Minnesota (30 por ciento).

La adjudicación de delegados ha sido más lenta, debido a las diferentes reglas de adjudicación en cada estado, lo que en ocasiones obliga a esperar que el examen avance más. Así, tanto Biden como Trump se han alejado de este apartamento y se han acercado a la sombra de la nominación. Trump tendrá 161 delegados al cierre del 12 de marzo, cuando votará en Georgia, Hawaii, Mississippi y el estado de Washington. Dado que el calendario demócrata se ha adelantado al republicano, Biden todavía tendrá que esperar una semana más, hasta el 19 de marzo (cuando votan Arizona, Illinois, Kansas y Ohio), aunque vaya a todos los estados.

En el caso republicano, fueron seleccionados 874 de los 2.429 delegados de la convención. Trump necesita 1.215. El Partido Demócrata asignó 1.420 de los 1.968 delegados necesarios.

La carrera está decidida, pero él también elige votar por el estado. Las primas restantes serán prácticamente irrelevantes. De los seis que influirán en el equilibrio de las elecciones de noviembre, sólo Michigan y Nevada han votado hasta ahora. Quedan Pensilvania, Georgia, Wisconsin y Arizona. Este Supermartes no tuvo elecciones en ninguno de los estados decisivos.

Trump, durante el discurso de celebración de su victoria en las primarias del supermercado Mar-a-Lago en Palma Beach (Florida).Evan Vucci (AP/LaPresse)

Sigue toda la información sobre las elecciones en Estados Unidos nuestro boletín semanal.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *