Xavi no deja el Barcelona por “cansancio”, sino por los (malos) resultados | Fútbol | Deportes

Xavi, durante el entrenamiento del equipo azulgrana para preparar el partido de LaLiga ante el Alavés.Alejandro García (EFE)

“Me voy porque llevo dos años y medio, y el proceso de ser entrenador del Barça no compensa”, confesó ayer Xavi Hernández en la rueda de prensa previa al partido contra el Alavés (18:30; DAZN), en la jornada número 23 de la Liga. “En otros países quizás se disfruta de la profesión. Pero, yo no”, añadió en relación a su decisión de dejar el club azulgrana a final de temporada. El técnico introdujo nuevas variables en su decisión, contradictorias con lo expresado en su relato inicial: “No me voy por cansancio, no es salud mental. No es por vosotros, ni por la crítica. No estoy cansado del fútbol”. Se marcha, explicaba ayer, porque no se “cumplen las expectativas” y por los “resultados” de la campaña: fuera de la Copa del Rey y eliminado en las semifinales de la Supercopa, el Barça es el cuarto clasificado de la Liga a 10 puntos del líder, el Real Madrid. En 123 partidos al frente al equipo, el técnico acumula 26 derrotas: es el entrenador español con más derrotas en la historia del club, por encima de las 25 de Juan José Nogués, que entrenó al Barça entre 1942 y 1944.

“No se valora el trabajo que he hecho”, aseguró Xavi tres días después de anunciar su marcha. Y añadió ayer: “La gente de fútbol de verdad nos felicita. Yo creo que hemos hecho muy buen trabajo”.

Prosiguió ayer: “Cuando llegué, hicimos una buena temporada, y quedamos segundos. El siguiente año no fue muy bien, y ahora, en el tercero, no estamos cumpliendo las expectativas. He tomado la decisión por esto, no por las críticas. El club necesita un cambio de rumbo”. El técnico de Terrassa se quedará cerca de cumplir tres temporadas al frente del equipo: llegó en noviembre de 2021 para sustituir a Koeman. Para encontrar un entrenador más longevo hay que remontarse a Pep Guardiola, que lideró el banquillo durante cuatro cursos (de la 2008-2009 a la 2011-2012).

Si bien, desde Guardiola, Xavi es el segundo entrenador con peor porcentaje de victorias (61,79%), tan solo superado por el destituido Koeman (58,21%), técnico azulgrana entre agosto de 2020 y octubre de 2021, que tan solo pudo levantar una Copa del Rey. Por encima están Luis Enrique, con un 76,24% —138 victorias en 181 encuentros—, Ernesto Valverde, con un 66,89% —97 de 145— y Guardiola, con un 72,47% —179 de 247—. En la primera temporada de Xavi, el equipo cosechó un 21,6% de derrotas, mientras que en la segunda bajó a un 20,75% y en el actual curso acumula un 21,21%. “Nos ha faltado continuidad en el juego para evolucionar más, sobre todo esta temporada”, explicó Xavi.

Contra el Villarreal, el Barcelona encajó cinco goles. Desde el 30 de agosto de 1994 el Barça no concedía cinco tantos en casa. Si se tiene en cuenta tan solo la Liga, habría que remontarse al 27 de enero de 1963. Justamente en la previa del partido, Xavi ya anticipó su despedida. “Espero que también me echéis de menos”, dijo. Y se comparó con el resto de entrenadores que han ocupado su cargo desde Guardiola. “Por suerte o desgracia, me ha tocado ver sufrir a entrenadores. He visto algunos aquí, en el Barça, ganando la Champions y sufriendo por su continuidad”, compartió el técnico azulgrana.

“Estoy muy agradecido a Xavi, porque ha destacado siempre el esfuerzo por mejorar la plantilla y tener un buen equipo, pese a las dificultades económicas”, dijo Laporta. Un valor de plantilla que ha subido año tras año desde que Xavi llegó al banquillo y pese a las dificultades económicas. Este año el equipo se valora en 850,80 millones de euros, mientras que el anterior fueron 836,80 y el primer año del de Terrassa en 735,60, según Transfermarkt.

Por delante quedan 16 jornadas de Liga y los octavos de final de la Champions, únicos posibles títulos para el Barcelona. “Primero, mañana [por hoy] el Alavés, un rival complicado en casa. No hemos hecho los deberes y no hemos estados a la altura de la competición; y Girona y Madrid, sí. A partir de ahí prefiero ir paso a paso”, aseguró el técnico. En su bolsillo, antes de terminar su mandato, ya hay la Supercopa y la Liga de la temporada pasada, con la posibilidad de terminar el año en blanco o cazar in extremis algún título más.

Puedes seguir a EL PAÍS Deportes en Facebook y X, o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal.

Suscríbete para seguir leyendo

Lee sin límites

_


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *